No es preciso tener muchos libros, sino tenerlos buenos.
Séneca