Paula Bonet con el cartel de la feria del libro

Se termina la Feria del Libro de Madrid 2018

Todos los años nos encontramos con polémicas en torno a la Feria del Libro: o hay pocas editoriales, o hay demasiadas editoriales y pocas librerías, o suben el precio de las casetas, y así podríamos seguir un buen rato. Ante un evento tan grande e importante para la cultura de Madrid y la economía de libreros, escritores y editores es normal que se genere cierta controversia.

La lluvia fue una de las protagonistas de la edición. Tanto fue así que poco faltó para que montaje y por tanto inauguración de la Feria tuviera que atrasarse. Finalmente todos los planes salieron como esperaba la organización y pudimos disfrutar de toda la literatura desde el viernes 25 de mayo.

El cartel de Paula Bonet reivindica la visibilidad de todas las escritoras.

No nos olvidamos del cartel de esta edición. Si recordáis el cartel del año pasado, que representaba un dibujo de un gato, vino cargado de polémica por lo “infantil” de su trazo. Este año Paula Bonet, reconocida ilustradora muy vinculada al mundo de los libros, ha sido la encargada de dar forma al nuevo cartel. No es sino un homenaje a las escritoras de la historia de la literatura y sus obras, reivindicando una visibilidad y un reconocimiento que se les ha negado durante cientos de años. 

Del cartel de este año se ha llegado a decir que era oscuro, feo e incluso elitista ya que no todo el mundo conseguía descifrar las referencias a distintas autoras como Chimamanda Ngozi, Emily Dickinson, Elena Medel o Violeta Parra. Sin embargo nosotros nos preguntamos si el hecho de que la mayoría de gente no reconozca esas referencias es solo una prueba más de la poca presencia que tienen las mujeres en la historia y en el presente. ¿Alguno de vosotros ha estudiado a Emily Dickinson en el colegio?

De los 868 títulos del catálogo de Austral solo 53 libros están escritos por mujeres.

Recientemente nuestras colegas de “Mujeres & Compañía” resaltaban en su cuenta de Twitter que de los 868 títulos del catálogo de Austral solo 53 libros estaban escritos por mujeres. ¿Es esta una proporción lógica en 2018? No es que hablemos de Austral por ninguna razón en concreto, probablemente muchos grandes catálogos de nuestro país se encuentren en la misma condición. Por lo que, ¿Paula Bonet ha elegido referencias inalcanzables para el público medio o el público medio nunca ha tenido a su alcance dichas referencias?

Desde luego, todas aquellas obras que nos hagan reflexionar sobre el pasado, el presente y el futuro de cuestiones sociales nos parecen positivas, nos gusten o no a nivel artístico.